Yoga para una mejor salud mental

freepik.com/yanalya

Los estudios demuestran que la yoga puede ayudar con el estrés, la ansiedad y la depresión. Con su énfasis en las prácticas de respiración y meditación, las cuales ayudan a calmar y centrar la mente, la yoga también brinda beneficios mentales, como la reducción de la ansiedad y la depresión, y eso hace que en realidad hace que su cerebro funcione mejor.

Un cerebro más agudo

Cuando levanta pesas, sus músculos se vuelven más fuertes y grandes. Cuando haces yoga, las células cerebrales desarrollan nuevas conexiones y se producen cambios en la estructura y función del cerebro, lo que da como resultado una mejora de las habilidades cognitivas, como el aprendizaje y la memoria. El yoga fortalece partes del cerebro que juegan un papel clave en la memoria, la atención, la conciencia, el pensamiento y el lenguaje. Piense en ello como levantamiento de pesas para el cerebro.

Los estudios que utilizan resonancias magnéticas y otras tecnologías de imágenes cerebrales han demostrado que las personas que practicaban yoga con regularidad tenían una corteza cerebral más gruesa (el área del cerebro responsable del procesamiento de la información) y un hipocampo (el área del cerebro involucrada en el aprendizaje y la memoria) en comparación con los no practicantes Estas áreas del cerebro generalmente se encogen a medida que envejece, pero los practicantes de yoga de mayor edad mostraron menos encogimiento que aquellos que no hicieron yoga. Esto sugiere que el yoga puede contrarrestar la. disminución de la memoria y otras habilidades cognitivas relacionadas con la edad.

La investigación también muestra que el yoga y la meditación pueden mejorar las funciones ejecutivas, como el razonamiento, la toma de decisiones, la memoria, el aprendizaje, el tiempo de reacción y la precisión en las pruebas de agudeza mental.

Estado de ánimo mejorado

Todo ejercicio puede mejorar su estado de ánimo al reducir los niveles de hormonas del estrés, aumentar la producción de sustancias químicas para sentirse bien conocidas como endorfinas y llevar más sangre oxigenada a su cerebro. Pero el yoga puede tener beneficios adicionales. Puede afectar el estado de ánimo al elevar los niveles de una sustancia química cerebral llamada ácido gamma-aminobutírico (GABA), que se asocia con un mejor estado de ánimo y una disminución de la ansiedad.

Photo by Becca Tapert on Unsplash

La meditación también reduce la actividad en el sistema límbico, la parte del cerebro dedicada a las emociones. A medida que disminuye su reactividad emocional, tiene una respuesta más moderada cuando se enfrenta a situaciones estresantes.

Las drogas y la psicoterapia han sido tradicionalmente los remedios para la depresión y la ansiedad. Pero los enfoques complementarios, como el yoga, también ayudan, y el yoga se compara bien con otras terapias complementarias.

Una revisión de 15 estudios, publicada en la revista Aging and Mental Health, analizó el efecto de una variedad de técnicas de relajación sobre la depresión y la ansiedad en los adultos mayores. Además del yoga, las intervenciones incluyeron terapia de masajes, relajación muscular progresiva, manejo del estrés y escuchar música. Si bien todas las técnicas proporcionaron algún beneficio, el yoga y la música fueron los más efectivos tanto para la depresión como para la ansiedad. Y el yoga pareció proporcionar el efecto más duradero.

Varios estudios pequeños han encontrado que el yoga puede ayudar con el trastorno de estrés postraumático (TEPT). No se usa solo, sino como un tratamiento adicional para ayudar a reducir los recuerdos intrusivos y la excitación emocional y producir una respiración más tranquila y estable. La respiración lenta y profunda se asocia con estados más tranquilos porque ayuda a activar el sistema nervioso parasimpático.

Fuente de Información: health.harvard.edu