Que nunca te falten propósitos para seguir adelante

Imágen por: nonmisvegliate from Pixabay

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater

Los motivos para seguir adelante son los que deben impulsar nuestra vida. Pero a veces, no sabemos clarificarlos o no los tenemos tan presentes.

En tu mente y en tu corazón siempre deben estar presentes los propósitos para seguir adelante. Ellos son los que nos dan motivos para salir de la cama, energía para confiar en que hoy será mejor que ayer y significados para entender que la vida siempre merece la pena. Pocas dimensiones son tan esenciales en el campo de la salud mental y del crecimiento personal como alimentar los propósitos vitales.

Cuando mantenemos una conversación con una persona que sufre algún trastorno del ánimo llama la atención este aspecto. Son muchos los que declaran no tener ninguna meta. Su realidad está suspendida en un vacío absoluto donde nada ilusiona, donde la cotidianidad carece de total significado.

Uno puede tener aficiones, pero no disfrutarlas. Hay quien tiene pareja, amigos y familia y, aun así, solo siente vacíos.

Estos estados son desoladores y requiere de un delicado y largo proceso psicoterapéutico para que la persona halle fortalezas. También para que reformule pensamientos y encuentre ese equilibrio emocional con el que poder, poco a poco, reconstruirse de nuevo y clarificar nuevas metas en el horizonte.

Ahora bien, cabe señalar que es completamente normal pasar por esas épocas en las que estamos obligados reformular propósitos. Todos pasamos por ciertas transiciones, por momentos en los que hay que reescribir ciertas cosas.

Romper una relación afectiva, finalizar una etapa laboral o incluso atravesar por una adversidad determinada hace que tengamos que definir algunos aspectos.

Sin embargo, hacerlo es bueno. Las personas somos relatos, historias extraordinarias que están reescribiéndose de manera constante. Mientras exista la tinta para escribir nuestros propósitos, todo irá mucho mejor.

Fuente de información; La Mente es Maravillosa