¿Que es «El síndrome de Caperucita Roja»?

pxhere.com

¿En qué consiste «El síndrome de Caperucita».? Básicamente, en que hacen su voluntad, que esta suele consistir en escogen el camino más difícil, y peligroso para hacer las cosas.

Y eso, ni más ni menos era lo que hacía Caperucita Roja, su madre le dijo «hija mía, no vayas por el bosque», y ella, ignoró a su madre, e hizo lo que le dio la gana. Para luego echarle la culpa al Lobo.

Ella decidió ir por el peor camino, charlar con el lobo, apostar con él, decirle a donde iba, jugar a ver si era o no la abuelita. Y encima insultarlo diciéndole que tenía una boca muy grande. ¿Quien provocó el conocido incidente? ¿quien?.

El caperucitismo lo hemos padecido todos en nuestros comienzos, y lo seguiremos padeciendo, porque es como algo obligatorio.

Caperucita Roja avanza despreocupada. Su mamá le advirtió muchas veces acerca del Lobo Feroz, pero ella no piensa renunciar a los placeres de atravesar el bosque. De todas formas, su “destino” es ir a casa de la abuelita.

¿Que hay otro camino más seguro…? Sí, está bien, pero no es tan bonito como este, ni tan apasionante, ni tiene el innegable atractivo de lo prohibido, que dispara la adrenalina por su impulsivo cuerpo adolescente.

El clásico diálogo envolvente entre Caperucita y el lobo ha sido materia de plagio en centenares de chistes, obras de teatro o dibujos animados, y en todos la imprudente niña se salva de su ¿perseguidor? por un golpe de suerte.

La moraleja del cuento que no es otra que la de evitar riesgos innecesarios desconfiando de las apariencias—, se ve tristemente opacada por el inoportuno cazador, aparecido “de la nada” para deshacer un enredo que cualquiera con dos dedos de frente sabe irreversible.

En la vida real, el lobo engatusa a sus víctimas a través del placer y esconde su cara tras el ropaje de seres cercanos o deseables, supuestamente tan inocentes como una abuelita.

La mujer está desde pequeña, educada a ser vírgen el mayor tiempo posible, pura, inalcanzable, intocable… y sin embargo, la moda adolescente no acompaña estos valores, y les enseña a mostrarse, a exhibirse, escotes, faldas cortas, medias de red, tacos altos…

Estas dos cosas no son compatibles, y «caperucita» sabe, y muy bien, que tiene dos caminos… y que en el camino corto está el «lobo». Y toma el camino corto. Y le muestra al lobo su calza apretada, y su corpiño de encaje. Pero ojo. Ella no va a hacer nada. Solo mostrarse.

Por su lado el lobo, está educado a atacar a todas las presas, y cuanto más sean, mejor. A ir directo al grano. Al sexo.