¿Por qué mojar las galletas en leche es tan delicioso?

La ciencia dulce detrás de la leche y las galletas Hay una ciencia fascinante detrás de un clásico después de la escuela de aperitivos: la leche y las galletas de chocolate. Sabemos que nos gustan juntos, eso es seguro, pero Matthew Hartings, un profesor de la Universidad Americana, quería saber exactamente por qué. «Es parcialmente debido a que los compuestos químicos interactúan en nuestras lenguas», dijo Harting a Quartz.

Nadie, así sea adulto o niño, es capaz de negar que las galletas sumergidas en la leche es una de las mejores cosas que podemos probar; no importa si es una galleta con chispas, de chocolate o cualquier otra variedad, combinarlas con leche genera una sensación de bienestar en las papilas gustativas, así como cierto grado de nostalgia.

De hecho, comer galletas con leche está científicamente diseñado para tener un buen sabor. Al remojar una galleta, realmente se cambia todo en ella: la textura, sabor, y hasta la composición química; el secreto radica en un grupo de adictivos químicos llamados emulsionantes, según explicó el profesor Quartz, Matthew Harting..

De acuerdo con información de Muy interesante, el proceso es el siguiente: Hay algunos líquidos que no se mezclan naturalmente, siendo el ejemplo más común el aceite y el agua. Una emulsión es cuando un líquido es forzado químicamente a dispersarse dentro del otro, los compuestos que hacen que esto suceda se llaman emulsionantes. Un extremo de esta molécula tiene gusto del aceite y el otro extremo tiene gusto del agua, así que permiten que dos líquidos de otra manera opuestos coexistan feliz.

Tanto el chocolate como la leche contienen emulsionantes. Los que están en el chocolate permiten que los ingredientes grasos (aceite y manteca de cacao) se mezclen con ingredientes sin grasa (agua y cacao en polvo) y también mantienen la grasa en la leche.

Esta fabulosa magia es llevada al siguiente nivel cuando las galletas de chocolate se sumergen en la leche porque los emulsionantes de ambas sustancias interactúan en tu lengua. La leche calma la dulzura intensa del chocolate y los emulsionantes ayudan a suavizar el chocolate mientras lo comes. ¿No se te antojó?