Ivanka Trump y Jared Kushner (Twitter)

Los funcionarios de la ciudad de Bedminster, Nueva Jersey, tienen los planes para un posible futuro de la familia Trump, o al menos los planos: una importante adición a la «cabaña» de Ivanka Trump y Jared Kushner en los terrenos del Club Nacional de Golf Trump, cuatro nuevas canchas de paddle, un helipuerto reubicado y un complejo de spa y yoga.

Mientras Manhattan espera la noticia del regreso de la familia Trump, la primera hija y su marido parecen estar haciendo preparativos en otro lugar: un refugio en el Estado Jardín (Nueva Jersey​) detrás de puertas vigiladas, tal vez, o en Florida, donde el presidente Donald Trump está renovando su finca de Mar-a-Lago.

Pero Nueva York ahora parece inhóspita y no hay ningún lugar en sus planes.

Cuando Ivanka Trump y Kushner se mudaron a la capital de la nación, convencieron a muchos observadores de que serían una voz moderadora en el Ala Oeste.

Ha sido un turbulento viaje social desde entonces, capturado mejor por su experiencia con la Escuela Judía Milton Gottesman de la Capital de la Nación.

Con información de The New York Times