EE.UU. permitirá la entrada legal de 24.000 migrantes venezolanos con patrocinadores, mientras expulsa a otros

Por CAMILO MONTOYA-GALVEZ / CBS NEWS

El gobierno de Biden permitirá que ciertos solicitantes de asilo de una Venezuela afectada por la crisis ingresen legalmente al país si tienen un patrocinador financiero con sede en los EE. UU. en un intento por disuadir los cruces ilegales a lo largo de la frontera sur, anunció el miércoles el Departamento de Seguridad Nacional (DHS). .

Por el contrario, los migrantes venezolanos que cruzan ilegalmente la frontera entre Estados Unidos y México podrían enfrentar una rápida expulsión al norte de México en virtud de un acuerdo recientemente forjado con el gobierno mexicano, dijeron a periodistas altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos. Anteriormente, las autoridades mexicanas generalmente no aceptaban las expulsiones de venezolanos.

Bajo el programa de patrocinio, inspirado en otra política de la administración Biden que ha permitido que decenas de miles de ucranianos desplazados ingresen a los EE. UU. desde abril, se otorgará permiso a hasta 24,000 migrantes venezolanos para volar a un aeropuerto de los EE. UU. y vivir en el país durante dos años. .

Al igual que los ucranianos recibidos en los EE. UU. después de la invasión rusa de Ucrania, a los inmigrantes venezolanos elegibles que pasen las verificaciones de antecedentes se les otorgará la libertad condicional, una autoridad de inmigración humanitaria que permite a los beneficiarios solicitar permisos de trabajo. La libertad condicional, sin embargo, no proporciona un camino hacia el estatus legal permanente.

Además del tope numérico, el programa de patrocinio para venezolanos incluye varias restricciones de elegibilidad, incluida una prohibición para los migrantes que crucen la frontera entre Estados Unidos y México de manera ilegal después del anuncio del miércoles y aquellos que hayan sido deportados de Estados Unidos en los últimos cinco años.

Los venezolanos que ingresen ilegalmente a México o Panamá después del miércoles también serán descalificados del proceso de patrocinio, que según funcionarios estadounidenses depende de que el gobierno mexicano mantenga su compromiso de aceptar el regreso de los migrantes venezolanos que ingresan ilegalmente a Estados Unidos.

Las reglas de elegibilidad, dijo un alto funcionario de EE. UU., están diseñadas para disuadir a los venezolanos de embarcarse en la peligrosa travesía por varios países a través de América Central y México que decenas de miles de venezolanos ya han emprendido durante el último año para llegar a EE. UU.

La caminata a menudo incluye un viaje de un día a pie a través del infame Tapón del Darién en Panamá, una jungla sin caminos que más de 150.000 migrantes, 107.000 de ellos de Venezuela, han atravesado este año, según estadísticas del gobierno panameño.

El anuncio del miércoles podría marcar un cambio radical en la política fronteriza de Estados Unidos para los migrantes venezolanos, que viajaron a la frontera entre Estados Unidos y México en cantidades récord durante el año pasado en medio del colapso económico y la agitación política de su país de origen.

Funcionarios estadounidenses dijeron que evaluarán el programa de patrocinio venezolano para determinar si continuarlo. Una versión de la política que se consideró internamente incluía a inmigrantes de otros países, incluidos Cuba y Nicaragua, que también han visto un número récord de sus ciudadanos viajar a los EE. UU., dijeron personas familiarizadas con el asunto.