A medida que caen los precios de las viviendas en EE. UU., un número alarmante de compradores están en aprietos

Las crecientes tasas hipotecarias no solo aumentan el costo de comprar una casa nueva. Según un nuevo análisis, un número alarmante de compradores de vivienda recientes han descubierto que ya deben más de lo que vale su propiedad.

Unas 250.000 personas que sacaron una hipoteca este año para comprar una casa ahora están bajo el agua, lo que significa que deben más en su préstamo de lo que vale la casa, descubrió Black Knight, un proveedor de software hipotecario. Otro millón tiene menos del 10% de capital.

Esos desafortunados compradores de viviendas quedaron atrapados en la crisis entre los precios de la vivienda históricamente altos y las tasas hipotecarias en rápido aumento, que en los últimos meses han provocado una caída en el valor de los bienes raíces.

Si bien la porción de hipotecas subacuáticas sigue siendo históricamente baja, «ha surgido una clara bifurcación del riesgo entre las viviendas hipotecadas compradas hace relativamente poco tiempo frente a las compradas a principios o antes de la pandemia», dijo Black Knight.

En total, el 8% de las hipotecas obtenidas este año están bajo el agua, aproximadamente una de cada 12 viviendas compradas en 2022.

El salto en las tasas hipotecarias este año ha influido. Las tasas se han más que duplicado este año, aumentando a un promedio de 6.3%, un máximo de varias décadas, que pesa sobre las ventas y los precios de las viviendas.

Aunque no es inusual que los nuevos propietarios estén bajo el agua por un breve período, especialmente si compran durante el verano cuando los precios son elevados, «es mucho más pronunciado este año de lo normal porque los precios están comenzando a enfriarse», dijo Andy Walden. , presidente de investigación empresarial de Black Knight. La porción de prestatarios sumergidos se triplicó en octubre, señaló.

La situación es mucho peor para los compradores de viviendas que compraron con hipotecas respaldadas por el gobierno, con el 25% de esos compradores este año ahora bajo el agua, según el informe.