WASHINGTON -No hubo distanciamiento social y el uso de máscaras fue irregular entre los miles que vinieron a ver el regreso de Trump a Florida.

Trump se mantuvo firme durante una hora, tratando de volver a encarrilar su campaña con solo unas semanas antes del día de las elecciones.

Donald Trump convirtió el lunes su primer mitin de campaña desde que contrajo el COVID-19 en una defensa de su manejo de la pandemia, bromeando sobre que estaba lo suficientemente sano como para hundirse entre la multitud y dar a los votantes “un beso grande y gordo”.

El virus ha mas matado a 215.000 estadounidenses.

“Bajo mi liderazgo, estamos entregando una vacuna segura y una recuperación rápida como nadie puede creer”, insistió Trump. “Si miras nuestro camino ascendente, ningún país del mundo se ha recuperado de la forma en que nos hemos recuperado”.

Trump insistió en que, después de recibir medicamentos experimentales y otros tratamientos VIP, se sentía muy bien y estaba contento de no tener que preocuparse más por la infección porque ahora es “inmune”.

“Me siento tan poderoso”, dijo Trump, sin mostrar signos obvios de infección persistente. “Entraré en esa audiencia. Entraré allí, besaré a todos en esa audiencia. Besaré a los chicos y las mujeres hermosas … todo el mundo. Solo les daré un gran beso “.

El Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del país, dijo el lunes en CNN que es probable que quienes se recuperen del COVID-19 sean inmunes por un período limitado de tiempo, pero que están surgiendo casos de personas que se reinfectan semanas o meses después.

Con información de Associated Press