Shakira ha decidido no operarse de las cuerdas vocales, ya que al parecer existía un 80% de posibilidades de que perdiera su característica voz.

La intérprete ha optado por un tratamiento de cortisona, un mes sin hablar y, a partir del segundo mes, un tratamiento con un foniatra que le va a durar hasta el mes de abril o mayo, según reveló Jordi Martín en el programa de televisión de España Antena 3.