Freepik

Desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, quedó claro que muchas personas con la infección pierden el sentido del olfato y el gusto. Y a los médicos les preocupa que algunos nunca vuelvan a la normalidad.

En este punto, es difícil saber qué tan común es el síntoma. Primero, hubo informes anecdóticos de pacientes con COVID-19 que habían perdido su capacidad para oler o saborear, dijo el Dr. Nicholas Rowan, profesor asistente de otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello en la Universidad Johns Hopkins en Baltimore.

Y luego, dijo, los estudios comenzaron a confirmar que “hay mucha verdad en esto”.

Rowan señaló un estudio de pacientes hospitalizados por COVID-19 que utilizó pruebas objetivas para detectar la “disfunción” del olfato. Casi todos los pacientes (98%) mostraron alguna pérdida del olfato.

Pero el problema no se limita a los pacientes gravemente enfermos. Parece ser un síntoma común, e incluso “cardinal”, entre las personas con infecciones más leves por COVID-19. Los síntomas cardinales son los clave a partir de los cuales se hace un diagnóstico.

Por ejemplo, en un estudio de pacientes europeos con COVID-19 leve a moderado, el 86% informó problemas con su sentido del olfato, mientras que un porcentaje similar tuvo cambios en la percepción del gusto.

Como sabe cualquiera que haya tenido un resfriado, el olfato y el gusto están estrechamente entrelazados, dijo Rowan. Entonces, la pérdida del olfato, que los médicos llaman anosmia, puede estar disminuyendo la percepción de los sabores de las personas.

Pero, señaló Rowan, también es posible que el coronavirus tenga algún efecto directo sobre el sentido del gusto.

Se sabe que los virus respiratorios, incluidos los virus del resfriado y la gripe, a veces desencadenan anosmia.

Afortunadamente, el problema se resuelve para la mayoría de las personas. “Pero, lamentablemente”, dijo Rowan, “algunos pacientes quedan con una disfunción olfativa permanente”.

Eso es lo que ha preocupado a los médicos, sobre todo porque estos problemas sensoriales parecen ser inusualmente frecuentes en personas con COVID-19.

No está claro por qué, pero Rowan dijo que hay alguna evidencia de que el SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, infecta directamente el área del nervio olfatorio. Esa podría ser la forma en que el virus ingresa al cuerpo.

ESCRITO POR: Linh Nguyen Periodista y productora

elemental.medium.com