nensuria / Freepik


Por Agencia EFE – Según publicó este jueves el Monitor de Sequía de los Estados Unidos en su dirección de internet, el porcentaje de sequía moderada en Puerto Rico se mantuvo, desde la semana pasada a la actual, en 10.35 %.

El término de sequía moderada significa que algunos pastizales o cultivos han sido dañados, y que las fuentes, corrientes, embalses o pozos están bajos, y se están desarrollando condiciones de escasez de agua o están por desarrollar.

De acuerdo con una imagen publicada por el Monitor de Sequía de los Estados Unidos este jueves en la página web del , solo 13 de los 78 municipios, en su mayoría en la zona central de la isla, permanecen con sequía moderada.

Según el Monitor de Sequía de los Estados Unidos algunos aguaceros que cayeron la pasada semana a la zona noroeste de Puerto Rico, alivió varios municipios del área, excepto en Rincón, Aguada y Añasco.

Igualmente, el porcentaje de la categoría de anormalmente seco disminuyó levemente de 59.37 % a 58.99 %.

Hace un mes, el porcentaje en esta categoría llegó a alcanzar el 86.86 %, y se mantuvo así durante tres semanas consecutivas, según las estadísticas de la agencia en su página web.

El porcentaje de sequedad en la isla aumentó, también levemente, de 40.63 % a 41.01 %.

El Monitor de Sequía de Estados Unidos también reveló que algunos lugares de la zona suroeste y sur-central de la isla desarrollaron sequedad anormal, lo que provocó que ocurrieran incendios en pastizales.

Hace tres meses, el Monitor de Sequía de Estados Unidos reveló que el 77.96 % de Puerto Rico se encontraba anormalmente seco y sin ningún rasgo de sequía moderada.

Del mismo modo, y según el más recién informe del Monitor de Sequía de Estados Unidos, la población estimada en zonas de sequía disminuyó de 790,011 a 342,613 personas.

El pasado martes el comisionado del Negociado del Cuerpo de Bomberos de Puerto Rico, Alberto Cruz, exhortó a la ciudadanía a tomar las debidas precauciones para evitar daños a sus residencias ante los posibles incendios que podrían originarse en pastizales por la sequía en el área sur y suroeste de la isla.

Cruz mencionó que los meses de marzo y abril suelen ser de mucha sequía y con potencial de entrar en una temporada severa de incendios forestales.

Ante la alerta, Cruz recomendó a la ciudadanía a que sean precavidos, ya que los suelos, el viento y la vegetación permanecen muy secos, lo que provoca que aumenten las probabilidades de que un fuego se propague rápidamente.