Por: CNN Bussiness

Los precios están subiendo, y no solo porque la gente está comprando más alimentos a medida que pasan más tiempo en casa.

La pandemia ha tenido un fuerte impacto en los precios de los comestibles este año, según datos ajustados estacionalmente publicados el viernes por la Oficina de Análisis Económico. La BEA rastrea los gastos de consumo personal para ayudar a medir la inflación.

De febrero a junio, los precios de la carne y las aves aumentaron casi un 11%, y los precios de la carne de vacuno experimentaron el mayor aumento, con un aumento del 20%. Para la carne de cerdo, el aumento fue de alrededor del 8,5%. La gente también paga más por otros alimentos básicos: durante el mismo período de tiempo, los precios de los huevos se dispararon un 10% y los compradores pagaron un 4% más por los cereales y las verduras frescas.

La pandemia ha provocado un aumento en la demanda de comestibles ya que millones de estadounidenses se quedan en casa y evitan comer fuera. Si bien no hay una escasez significativa de alimentos, las interrupciones en la cadena de suministro han creado escasez y han elevado los precios.

La cadena de suministro de carne se ha visto particularmente afectada. Los principales procesadores de carne cerraron sus puertas cuando los trabajadores se enfermaron y han frenado las operaciones para adaptarse a las nuevas prácticas de seguridad, restringiendo el suministro del país. Las cosas no han vuelto a la normalidad todavía.

Durante una reciente llamada con analistas discutiendo los resultados financieros del tercer trimestre, el CEO de Tyson, Noel White, dijo que algunas de las instalaciones de la compañía “continúan operando a niveles de producción disminuidos”.

Los mayores gastos se producen en un momento en que muchos estadounidenses tienen dificultades financieras.