Este mes, y sin previo aviso, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS por su sigla en inglés) eliminó un programa que impedía que los inmigrantes fuesen deportados mientras que ellos o sus familiares estuviesen recibiendo algún tratamiento médico de vida o muerte. Anualmente, el programa les proporcionaba ayuda humanitaria a unos 1000 solicitantes y era renovable cada dos años.

New York Times