No hay lugar en el planeta donde la Navidad dure más que en Puerto Rico. El inicio en el más pequeño de las Antillas Mayores es el Día de Acción de Gracias y las festividades no terminan antes del 14 de enero, ocho días después de la Epifanía con lo que se llama “Octavitas”.

La celebración navideña en Puerto Rico es una mezcla de tradiciones anglosajonas, españolas y africanas. La influencia más significativa de los Estados Unidos es quizás el olor a pino que llena todo el país; Árboles de Navidad decorados, típicos de países con clima frío, están presentes en cada hogar de la isla tropical.

Navidad significa sobre todo música. Cada fiesta religiosa, celebración o ritual digno de sal debe tener músicos o fanáticos que toquen guitarra, cuatro, güiro o maracas. Durante esos días, los bazares artesanales tradicionales se apoderan de la ciudad y es frecuente encontrarse con grupos de música típica en plazas y mercados.