Expertos creen que el éxodo masivo de puertorriqueños a EEUU representa una de las mayores
olas migratorias registradas.