Foto: Tu18jax©

El gobierno de Trump impuso nuevas restricciones a los viajes a Cuba de los ciudadanos estadounidenses, incluida la prohibición de los cruceros, en un intento por presionar a la isla comunista sobre su apoyo al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

El endurecimiento del embargo estadounidense desde hace décadas sobre la isla más grande del Caribe afectará aún más a su economía paralizada, así como a las compañías de viajes estadounidenses que habían establecido negocios con Cuba durante una breve detención de 2014-2016 bajo el mando de Barack Obama.

El departamento de estado dijo que Estados Unidos ya no permitiría “viajes educativos grupales de personas a personas”, una de las excepciones más populares a la prohibición general del turismo estadounidense a Cuba.

Los Estados Unidos tampoco permitirán visitas a Cuba a través de buques de pasajeros y recreativos, incluidos cruceros y yates, así como aeronaves privadas y corporativas, dijo.

La administración Trump había anunciado las nuevas restricciones en abril.

También el mes pasado permitió a los ciudadanos estadounidenses presentar demandas contra compañías extranjeras por el uso de propiedades confiscadas después de la revolución de 1959 en Cuba, perjudicando la inversión en la isla.

“El gobierno ha avanzado la política del presidente en Cuba al poner fin al ‘turismo velado’ a Cuba e imponer restricciones a los buques”, dijo un tuit del asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, quien dirigió la campaña de Estados Unidos contra lo que él llamó la “troika de tiranía ”de cuba, venezuela y nicaragua.

“Continuaremos tomando medidas para restringir el acceso del régimen cubano a dólares estadounidenses”.

Con información de Google News