Freepik

Aproximadamente 1,000 personas por día han muerto en ese mismo lapso de 7 días. Fue un promedio de 887 durante los siete días anteriores.

Estados Unidos sobrepasó los 150.000 nuevos casos de COVID-19 el jueves, estableciendo un nuevo récord a medida que la enfermedad se extiende por todo el país y los hospitales están al máximo o cerca de su capacidad.

Además de los 153,496 casos nuevos, según la Universidad Johns Hopkins, el promedio de 7 días que finalizó el jueves fue de 131,455. En los siete días anteriores a eso, el promedio fue 94,340.

Aproximadamente 1,000 personas por día han muerto en ese mismo lapso de 7 días. Fue un promedio de 887 durante los siete días anteriores.

Las hospitalizaciones también establecieron un nuevo récord con 67,096 el jueves, según el Proyecto de Seguimiento COVID. Casi 12,800 estaban en la unidad de cuidados intensivos y 3,459 estaban con respiradores.

Estados Unidos lidera el mundo en casos totales (10,55 millones) y muertes (242.423), según Johns Hopkins.

Ya no hay focos del país donde esto está sucediendo. Los casos por día están aumentando en casi todos los estados y las muertes por día están aumentando en la mayoría de ellos.

El Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington en Seattle proyectó el jueves que Estados Unidos tendrá 320,403 muertes para el 1 de enero y 438,940 para el 1 de marzo, a menos que se tomen medidas más estrictas.

Los funcionarios de salud tienen la esperanza de que una vacuna esté lista para implementarse en pacientes de alto riesgo y trabajadores médicos de primera línea en diciembre, pero es probable que los estadounidenses promedio no la reciban hasta la primavera.