En los Estados Unidos, ya están utilizando drones para monitorear espacios públicos y hacer cumplir el distanciamiento social.

Los drones pueden detectar distanciamiento social, temperatura corporal, frecuencia cardíaca e incluso cuando la gente tose.

El CEO de Draganfly, Cameron Chell, dice que ver aviones no tripulados en el cielo está a punto de volverse mucho más común.

“Vamos a ver esto desplegado en escala en todo Estados Unidos en un par de meses. Necesitamos soluciones La gente necesita volver al trabajo ”, dijo Chell en una llamada de Zoom.