Freepik

Cuando se trata de combatir los virus, las precauciones diarias, como lavarse las manos con frecuencia y evitar a las personas enfermas, son clave. Pero los expertos dicen que aumentar su sistema inmunológico también puede darle una ventaja para mantenerse saludable.

Aquí te damos una lista de cosas que puede hacer para arrancar su sistema inmune

Mantenerse activo

Hacer ejercicio es una forma poderosa de estimular su sistema inmunológico hace que los anticuerpos de su cuerpo y los glóbulos blancos circulen más rápidamente. Estar activo de esta manera también reduce las hormonas del estrés, lo que reduce las posibilidades de enfermarse.

Una investigación sugiere que los efectos del ejercicio también pueden ser directamente relevantes para combatir el virus. Según un estudio reciente publicado en el British Journal of Sports Medicine, de 1,002 personas encuestadas, aquellos que hicieron ejercicio al menos cinco días a la semana tenían casi la mitad del riesgo de contraer un resfriado que aquellos que eran más sedentarios. La investigación ha demostrado que simplemente elevar la temperatura de su cuerpo puede ayudar a matar los gérmenes.

La clave para hacer ejercicio es hacerlo con moderación. Hacer demasiado también puede poner tanto estrés en su cuerpo que deprime su sistema inmunológico” Los expertos recomiendan de 30 a 60 minutos de ejercicio (ya sea vigoroso o moderado) la mayoría de los días de la semana.

Cuida tu dieta

“El ochenta por ciento de su sistema inmunológico está en el intestino, por lo que cuando está sano, tendemos a poder combatir las infecciones más rápido y mejor”. “Cuando no lo es, nuestro sistema inmunitario es más débil y más susceptible a combatir las infecciones “.

Se recomienda que las personas se centren en un estilo de alimentación mediterráneo, lo que significa una dieta rica en frutas, verduras, granos integrales y grasas saludables, que se encuentra en alimentos como el pescado graso, las nueces y el aceite de oliva. Tambien recomiendan comer fruta y verdura, alimentos que contienen mucha fibra. Derivados de leche como el requesón, el yogur o el kéfir también son muy beneficiosos.

También es importante limitar la carne, especialmente los alimentos procesados ​​y fritos, todos los cuales son más inflamatorios. Estos ayudan a desarrollar las bacterias buenas en el intestino, lo que, a su vez, respalda un sistema intestinal y inmunológico saludable.

Cleveland Clinic también recomienda cocinar con hierbas como ajo, jengibre, romero, orégano y cúrcuma. Todos han demostrado tener propiedades antiinflamatorias. “La comida es medicina”. Dicen los expertos.

Mantente al tanto del estrés

Según estudios, el cuerpo produce hormonas del estrés que suprimen tu sistema inmunológico. La investigación realizada en la Universidad Carnegie Mellon ha encontrado que las personas estresadas son más susceptibles a desarrollar el resfriado común.

Un estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, 276 adultos sanos fueron expuestos al virus del resfriado, y luego fueron monitoreados en cuarentena durante cinco días. Los que estaban estresados ​​tenían más probabilidades de producir citocinas, moléculas que desencadenan la inflamación, y tenían el doble de probabilidades de enfermarse. Además, las personas que están estresadas tienen menos probabilidades de prestar atención a otros hábitos saludables, como comer bien y dormir lo suficiente, lo que puede afectar la inmunidad.

Aunque no puede evitar el estrés en su vida, puede adoptar estrategias para ayudarlo a manejarlo mejor. Las personas que realizan una rutina diaria de ejercicio o meditación consciente son menos propensos a enfermarse con una infección respiratoria.

Dormir lo suficiente

Los esdudios tambien demostraro que dormir es otro refuerzo natural del sistema inmunitario. Dormir reinicia el sistema”.

Según la investigacion, cuando tienes falta de sueño, tu cuerpo produce hormonas del estrés como el cortisol para mantenerte despierto y alerta, lo que puede suprimir tu sistema inmunológico. Un estudio realizado en el 2019 demostro que las personas que dormian ocho horas tenían niveles más altos de células T que las que dormían menos. Trate de dormir al menos siete horas por noche.

Cleveland Clinic also recommends cooking with herbs such as garlic, ginger, rosemary, oregano and turmeric. All have been shown to have anti-inflammatory properties. “Food is medicine.”

Ventila tu casa a diario

La calefacción, al igual que el aire acondicionado, no solo reseca nuestra piel, además, reseca nuestras vías respiratorias y termina debilitando nuestro sistema inmune. Lo ideal para evitar esto es disponer en invierno de un humidificador que mantenga los niveles de humedad en el ambiente y, ventilar la casa o lugar de trabajo (si es posible) con frecuencia.

Te aconsejamos que lo hagas dos veces al día: una vez por la mañana y otra vez antes de acostarte. Basta con que mantengas las ventanas abiertas durante unos diez minutos. Este extra de humedad en el ambiente reducirá la posibilidad de que nos contagiemos con algún virus o bacteria.

Date una ducha fria (si puedes aguanta el agua fria)

El choque de temperatura que provoca en nuestro organismo una ducha fría fortalece notablemente nuestro sistema inmunológico.

Las fluctuaciones de temperatura aseguran que las células del sistema inmune comiencen a moverse y lleguen más fácilmente a las membranas mucosas, donde pueden interceptar virus de manera efectiva. Pero no te asustes, no es necesario que utilces agua fría durante toda la ducha. Basta con que alternes un par de veces o tres la temperatura para que tu cuerpo se adapte a los cambios.

Y tan efectivas como estas duchas alternas lo son los baños de pies. Este hábito reactiva tu circulación en gran medida. Solo tienes que sumergir los pies en agua tibia durante tres minutos. Después, sumergirlos en agua fría durante unos 15 segundos. Repítelo tres veces y termina siempre con agua fría.

Ríete mucho siempre que puedas

¡Riete mucho! La risa aumenta el nivel de inmunoglobulina en la sangre, lo que nos protege de posibles enfermedades.

Anímate a disfrutar de una buena comedia. Llamar a un amig o familiar con la que sabes que te vas a reir mucho, o disfrutar con tu familia de un juego de mesa que te guste.

Con información de AARP